Historia

Corría el año 1912, en que los obreros de la fábrica del extinto Alberto Reisch y Francisco Mesner y Talmón, nos reuníamos noche a noche en un galpón, en los alrededores del Hotel Suizo, junto a peones y dependientes de algunos comercios próximos, acortando así las largas noches invernales.

Ahí, al compás de la quejumbrosas notas de un acordeón, entre chistes y relatos más o menos alegres y picantes, de hechos del lugar, que subían de tono cada vez que se acariciaba, “como al pasar”, una botella de caña, iluminando el local por una llorona vela de sebo, colocada sobre un cajón; ahí fue la cuna del Club Artesano.
Entre los Reisch, Hohl, Hugo, etc. Alcanzábamos a ser docenas de muchachos, los que en esta forma echábamos a menos, los nostálgicos recuerdos de los centros poblados. Fue en una de esas noches, cuando alguien dijo, en medio del mayor desconcierto del momento “Hagamos una Sociedad” y saltó de inmediato el título: pongamos: “Los Atorrantes”… Se alzó de inmediato una voz, la del señor Reisch que impone el silencio del momento, quizás, vislumbrando el alcance de lo que se estaba por crear y luego de un corto cambio de ideas la palabra del Señor Francisco Mesner que sugiere “EL ARTESANO” y así surgió a la mejor historia este pedazo mismo de Colonia Suiza.

Así fue como nuestro querido club comenzó, ellos nunca imaginaron donde llegaría esto, es así como un día como hoy 7 de marzo de 2012 nos encontramos festejando estos primeros 100 años de vida!!!.

¡¡Salú familia artesanense!!